François-René de Chateaubriand

Itinéraire da Paris à Jèrusalem, 1811

El vizconde François-René de Chateaubriand (Saint-Malo 1768 – París 1848) fue un escritor, político y diplomático de entre los más importantes del panorama cultural francés del siglo XIX. Se considera fundador del Romanticismo literario francés. Después de un largo viaje a Oriente, llegó hasta Jerusalén en octubre de 1806. En aquella ocasión, visitó el Santo Sepulcro y lo describió así en su “Itinéraire da Paris à Jèrusalem”:

“Los primeros viajeros fueron muy afortunados; no tenían la obligación de entrar en todas estas críticas; primero porque encontraban en sus lectores la religión, que nunca se enfrenta con la verdad; segundo porque todo el mundo sabía que el único medio para ver un país tal y como es, es el de verlo con todas sus tradiciones y sus memorias. De hecho, con la Biblia y con el Evangelio en mano se deberían recorrer los Lugares de Tierra Santa.”

“Los lectores cristianos preguntarán a lo mejor, cuáles fueron las impresiones que me embargaron al entrar en aquel venerado lugar; pero en verdad, ahora no podría describirlas. Eran tantas las cosas que se acumulaban en la mente al mismo tiempo, que no pude detenerme en ninguna en particular. Permanecí casi media hora de rodillas en la pequeña habitación del Santo Sepulcro, con la mirada fijada en la piedra, sin poder moverme.”

“El órgano del religioso latino, los címbalos del abisinio, la voz del calogero griego, las oraciones del solitario armenio, aquella especie de lamento del monje kabir, os golpean uno a uno o también todos juntos, al oído. No es posible saber de dónde provengan aquellos cánticos, y respiráis el perfume del incienso sin ver la mano que lo arde. Sólo a vosotros veis pasar, desaparecer detrás de las columnas, perderse en la sombra del templo, el pontífice que va a celebrar los misterios más maravillosos en los lugares en los que se cumplieron.”
(Ed. traducida por Chateaubriand, Descripción de Jerusalén y Lugares Santos, Milán 1826, pp. 86, 87)