Saewulf

Incipit certa relatio de situ Ierusalem, 1102-1103

Sevulfo, peregrino anglosajón que visitó los Lugares Santos poco después de la conquista cruzada, nos describe detalladamente cómo se presentaba el complejo del Santo Sepulcro después de la restauración de Monómaco y antes de la reorganización cruzada que unificó los espacios, divididos precedentemente, en una única estructura.

Descripción del tripórtico, de los altares y de las reliquias veneradas

“En el atrio de la iglesia del Santo Sepulcro se ven lugares santísimos, es decir, la prisión donde Nuestro Señor Jesucristo, por testimonio de los Sirios, fue encarcelado después de la traición. Luego, un poco más arriba se encuentra el lugar donde se encontró la Santa Cruz con las otras cruces y, seguidamente, se construyó una gran iglesia en honor de la reina Elena, que después fue destruida por los paganos. En la parte inferior, no muy lejos de la prisión, se ve una columna de mármol a la que fue atado nuestro Señor Jesús Cristo en el pretorio y maltratado con ásperos flagelos. Cerca de allí se encuentra el lugar donde Nuestro Señor fue desnudado de sus vestimentas por los soldados. Luego está el lugar donde fue vestido por los soldados con la veste púrpura y coronado de espinas, y donde dividieron sus vestidos después de haberlos echado a suerte. Después se sube hasta el Monte Calvario, donde el patriarca Abraham hizo un altar y por orden de Dios quiso sacrificar a su hijo; después, allí mismo el hijo de Dios, ya prefigurado de Isaac, fue sacrificado a Dios Padre como víctima para la redención del mundo. [...] Bajo el Calvario hay un lugar que se llama Gólgota, donde, por lo que se cuenta, Adán resucitó de la muerte después de que cayera sobre él un chorro de sangre divina. [...] En la cima de la iglesia del Santo Sepulcro, en la parte exterior del muro, no muy lejos del Calvario, hay un lugar que se llama Compas, donde el mismo Señor Nuestro Jesús Cristo con su propia mano indicó y dio las dimensiones del centro del mundo. [...] Estos santísimos oratorios se encuentran en el patio del Sepulcro en la parte este”.

DE SANDOLI. S. Itinera Hierosolymitana Crucesignatorum. Vol II