Etíopes

Etíopes

Los Etíopes (o abisinios) representan el primer país cristiano en África. Unida con los orígenes alejandrinos, esta Iglesia presenta la característica de haber conservado usos antiguos testamentarios, como la circuncisión y las normas levíticas alimentarias y de pureza ritual.

Su comunidad, marcada por la vida monástica, se encuentra presente en Jerusalén desde el siglo IV, contemporáneamente con la llegada de San Girolamo.
En 1283 tuvieron su primer obispo, demostrando que también tenían derechos importantes en la basílica del Santo Sepulcro durante todo el medioevo, que después perdieron durante el período otomano. En la actualidad una pequeña comunidad vive pobremente en las celdas que se encuentran en el techo de la capilla de Santa Elena, complejo monástico que ellos llaman Deir es Sultan, del sultán.

Durante la Pascua, llegan a Jerusalén numerosos hombres y mujeres etíopes envueltos en ligeras estolas blancas que, con danzas y cantos en la antigua lengua “ghe’ez” celebran el sábado por la noche el ritual de la “búsqueda del cuerpo de Cristo”.

Otras comunidades

Etíopes