Latinos

Franciscanos

Franciscanos

Los Frailes Menores tienen el deber de custodiar en Tierra Santa los lugares consagrados por la presencia de Jesús. Es una misión especial que les fue encargada por la Santa Sede desde 1342, en memoria de la visita profética de San Francisco al sultán de Egipto en 1219.

Los Franciscanos ofician todos los días en el Santo Sepulcro siguiendo la liturgia católica romana y prestan asistencia a los peregrinos que visitan el santuario.

Su vida en el Santo Sepulcro está ocupada por las funciones litúrgicas en diversas horas del día y de la noche. El Statu Quo establece cómo, cuándo y dónde se alternan para la oración las diferentes comunidades, regulando además del calendario litúrgico, la mayoría de las cosas que ocurren cada día, mes y año.

Los Franciscanos comienzan la celebración de la misa después de los Armenios, a las cuatro y media de la mañana y terminan su servicio en el Edicola del Sepulcro con la solemne Eucaristía comunitaria de las siete siete y cuarto. Para las demás oraciones utilizan la capilla del Santísimo Sacramento.

Entre las celebraciones litúrgicas, la comunidad franciscana realiza cada día, desde las cuatro hasta las cinco de la tarde, una procesión que recorre el Santuario incensando los altares y las capillas.

La sugestiva liturgia a la que se unen grupos de peregrinos, evoca con himnos, antífonas y oraciones los momentos de la pasión, muerte, sepultura y resurrección del Señor.

Otras comunidades

Latinos